Navegação – Mapa do site

La difusión de los valores expresivos en el trabajo

Diffusion of expressive work values
Distribuition des valeurs expressives du travail
José Luis Veira Veira e Celia Muñoz Goy
p. 13-30

Resumos

The aim of this paper is to test two theoretical propositions that try to explain the observed variations in the distribution of instrumental and expressive work values. On the one hand the generation effect hypothesis, which assumes that a value shift is the result of the replacement of older generations by younger ones, and, on the other hand, the hypothesis that states that the change is determined by factors related to individual socioeconomic status. Data, from ten European countries, show that the hypothesis of generational change is inconsistent and reinforce the importance of educational level as a factor to explain work orientations.

Topo da página

Texto integral

Introducción: Las dos caras del trabajo

1El trabajo, como el dios Jano, tiene dos caras, una hosca y otra agradable. Pero ambas forman una unidad. Las distintas teorías acerca del trabajo suelen distinguirse por el énfasis puesto en una de las dos caras. La cara hosca se presenta cuando se considera el trabajo como una actividad que ha de hacerse forzadamente para subsistir y que no se haría en caso de no darse este carácter obligatorio. Marx calificaba el trabajo bajo las condiciones capitalistas como “trabajo forzado”, pues el trabajador no tiene más alternativa que vender su fuerza de trabajo si quiere subsistir. Desde esta perspectiva el trabajo aparece como una explotación injusta (curiosamente coincidente con la maldición divina

2de la Biblia: ganarás el pan con el sudor de tu frente). En este caso el trabajo no se contempla como un fi n en sí mismo sino como un medio para obtener algún tipo de recompensa material que alivie el sufrimiento derivado del esfuerzo.

3Esta perspectiva descansa en la creencia ampliamente compartida de que el trabajo representa una relación mercantil desigual en la que unos (los emplea­dores) compran trabajo y otros (los empleados) venden su esfuerzo. La venta de este esfuerzo se lleva a cabo para satisfacer dos de las necesidades más básicas en la escala de Maslow (1954): la supervivencia y la seguridad. De ahí que la orientación instrumental hacia el trabajo sea una de las actitudes más popular­mente extendida (se trabaja para vivir y no se vive para trabajar).

4Sin embargo también existe la cara amable del trabajo. El desarrollo del capitalismo propició tres tipos de creencias al respecto que confirieron al tra­bajo un significado muy distinto al de castigo divino o de explotación. La pri­mera de ellas es la que considera el trabajo como un bien común por ser fuente de riqueza y poder para las naciones (creencia defendida por la mayoría de los padres fundadores de la economía); la segunda es la que atribuye al trabajo un significado moral, convirtiéndolo en una obligación social (idea mantenida por algunas religiones, por ejemplo por la ética calvinista impulsora del desarro­llo económico capitalista, para conjurar los peligros que se derivan de un ocio prolongado) y finalmente una tercera creencia es la consideración del trabajo como una actividad que permite la auto-realización de la persona mediante el despliegue de todas sus capacidades. Los tres tipos de creencias tienen en común que superan la visión meramente mercantil del trabajo, trascendiéndola y pro­piciando así las actitudes expresivas hacia el trabajo: el trabajo es algo más que mera supervivencia, también puede contribuir a una existencia más feliz y al desarrollo pleno de la personalidad.

5Ambas caras del trabajo son reales aunque las creencias que las sustentan se distribuyen de forma irregular entre los individuos, las sociedades y las cultu­ras. La cara hosca del trabajo favorece el desarrollo de actitudes instrumentales

6o “materialistas”, mientras que la cara amable propicia orientaciones “auto­expresivas” o de auto-realización. Las actitudes instrumentales se orientan a la satisfacción de necesidades materiales poniendo énfasis en un buen salario o en la estabilidad del empleo; las actitudes “expresivas” por el contrario buscan la satisfacción de necesidades superiores en la escala de Maslow, como pueden ser las relaciones personales y el crecimiento personal en una tarea interesante y que presente retos.

Las orientaciones laborales

7En la extensa literatura sobre los modos de valorar las funciones y recom­pensas del trabajo (Goldthorpe et al., 1968; Cherrington, 1980; Yankelovich, 1985, 1994; Inglehart, 1991; Zanders, 1994; MOW, 1987; Russell, 1998; Ros, Schwartz & Surkiss, 1999) pueden apreciarse diferentes clasicaciones de las orientaciones laborales, pero, en todas ellas, hay alguna orientación o eje que se reere a una visión instrumental o extrínseca del trabajo y alguna orientación o eje que se re ere a una visión expresiva o intrínseca.

8La orientación instrumental hace referencia a una visión del trabajo que valora las recompensas materiales y económicas del trabajo, especialmente el salario, y otro tipo de recompensas que no tienen por qué ser exclusivamente económicas, como puede ser la estabilidad del puesto de trabajo. Por otra parte, la orientación expresiva se refiere a la valoración de las recompensas intrínsecas al propio desempeño de la tarea, que posibilitan el desarrollo y la realización personal y, además, aquellas características del trabajo que permiten la interac­ción social de los trabajadores.

9La tendencia a situar las orientaciones instrumentales y expresivas del tra­bajo como contrapuestas deriva, en numerosas ocasiones, de la forma en que se miden los aspectos relativos al trabajo. Muchas veces se realiza una elec­ción entre distintos resultados o recompensas del trabajo, lo que puede llevar a pensar que los que prefieren las recompensas de tipo expresivo es porque no perciben que las recompensas instrumentales sean necesarias o importantes. Sin embargo, esta interpretación no sería correcta pues en realidad lo que se estaría apreciando es que dicha persona antepone las recompensas expresivas a las instrumentales, aunque estas también puedan ser importantes, es decir que, a la hora de elegir, antepone al salario o la estabilidad otras recompensas, como pueden ser las condiciones laborales que le permitan desarrollar su potencial personal, que le planteen retos y que, en definitiva, contribuyan a mejorar su calidad de vida en el trabajo.

10En el análisis de las orientaciones hacia el trabajo y su posible evolución existen dos enfoques diferentes. Por una parte, puede suponerse que el subsis­tema social económico es, por definición, el ámbito de la escasez (Goldthorpe et al., 1968) y por esta razón cabría esperar que en el mundo laboral se deje notar la influencia de los valores fuertemente asociados a las necesidades básicas de supervivencia y seguridad, es decir, valores de tipo materialista que se corres­ponderían con un puesto de trabajo estable, seguro y con un buen sueldo, o lo que es lo mismo, que en las orientaciones laborales siempre habrá un compo­nente instrumental subyacente.

  • 1 La diferencia entre necesidades primarias y secundarias se basa en la conocida teoría de la jerarqu (...)

11Por otra parte, algunos autores (Inglehart, 1991, 1998; Yankelovich, 1985; Zanders, 1994; Harding & Hikspoors, 1995; Russell, 1998; Veira Veira y Muñoz Goy, 2004) señalan que en el ámbito laboral, a nivel agregado, se está produciendo un cambio de valores acorde con el experimentado en el ámbito general, por lo que se espera un auge de los aspectos vinculados a las necesida­des de tipo secundario1 como la autorrealización, la aliación o el espíritu de logro, esto es, valores de tipo posmaterialista, que en el ámbito del trabajo se re ejarían en orientaciones de tipo expresivo.

12Ambas perspectivas han tratado de dilucidar qué tipo de orientación labo­ral (instrumental o expresiva) es la prevaleciente y cuál es la dirección del cambio de valores. El estudio llevado a cabo por Goldthorpe mostró algo muy importante: que el desarrollo de la sociedad de consumo había destruido la ética calvinista del trabajo y convertido éste en un medio instrumental para contri­buir al mantenimiento y bienestar familiar de los trabajadores. Esta perspectiva refuerza la hipótesis de que prevalecerán las orientaciones instrumentales sobre las expresivas, siempre y cuando se mantengan las actuales condiciones de la sociedad de consumo.

13La otra perspectiva supone que la tendencia en general es hacia una preva­lencia de los valores expresivos en la medida que se logre una prolongada estabi­lidad política y un desarrollo económico. Los protagonistas de este cambio son las distintas cohortes que crecieron en épocas de prosperidad y estabilidad que no solo tratarán de vivir acordes con los nuevos valores posmaterialistas (que en el ámbito laboral se corresponderían con actitudes expresivas) sino que además los transmitirán a las generaciones futuras. Esta teoría del cambio generacio­nal presenta, sin embargo, algunos problemas cuando se aplica directamente al mundo concreto de las orientaciones laborales y a cuyo esclarecimiento quiere contribuir el presente artículo.

Proposiciones teóricas relevantes

14Algunos autores (Inglehart, 1991, 1998; Inglehart & Welzel, 2006; Abramson & Inglehart, 1992; Yankelovich, 198, 1994) sostienen que el reem­plazo generacional es el mecanismo por el que se produce el cambio en los valores en las sociedades. Desde esta perspectiva, que propone que la evolu­ción de los valores laborales seguirá la misma dirección que los valores en el ámbito general, la razón de que los nuevos valores se encuentren más extendi­dos entre los más jóvenes se debería a que estos han sido socializados en épo­cas de mayor estabilidad y mejores condiciones económicas, lo que les permite dar por supuesta la cobertura de las necesidades primarias, y por tanto cabría esperar que presenten una mayor tendencia hacia las orientaciones laborales expresivas. Por ello, la cohorte por año de nacimiento será una variable impor­tante a la hora de describir las opiniones sobre los valores laborales y explicar o pronosticar la dirección del cambio.

15Como se ha señalado más arriba, desde un punto de vista diferente, Goldthorpe et al. (1968), MOW (1987) y Sverko y Super (1995) señalan que las diferencias en los valores laborales de los distintos grupos de edad se deben a la posición que la persona ocupa en el ciclo vital, por lo que no cabe esperar que las cohortes por año de nacimiento mantengan los mismos valores laborales a lo largo de toda la vida, lo que entraría en contradicción con la explicación de la evolución de valores por el reemplazo generacional.

16En el debate sobre los determinantes de la evolución de los valores a nivel general – paso del materialismo al posmaterialismo – existe aún otro enfoque, propuesto por Duch y Taylor (1993, 1994), que sostiene que la educación cons­tituye una importante variable explicativa, puesto que un elemento integral del posmaterialismo es el apoyo a los valores democráticos que, precisamente, se encuentran relacionados con la educación en los niveles más elevados.

17La explicación de esta relación puede consistir tanto en el hecho de que la educación imparta y refuerce valores liberales como la igualdad, la tolerancia y el respeto por la libertad individual, como en que las personas con niveles edu­cativos altos tengan más probabilidades de verse expuestas o de ser socializadas en las normas sociales que promueven los valores democráticos.

18Según Duch y Taylor (1993: 755-756) cualquiera de estas dos explicaciones sirve para afirmar que las cohortes que han alcanzado niveles educativos más altos son las que presentan porcentajes más altos de valores posmaterialistas, es decir que los efectos de cohorte que Inglehart atribuye a los crecientes niveles de riqueza son simplemente el resultado de los crecientes niveles de educación.

19Si se lleva esta controversia al terreno de los valores laborales cabría pre­guntarse si efectivamente es la generación o el nivel de estudios la variable que mejor ayuda a explicar las orientaciones hacia el trabajo, teniendo en cuenta, además, que en diversos estudios – Yankelovich (1985), Zanders (1994) y Russell (1998) – se han encontrado claras relaciones entre dicha variable y los valores laborales, especialmente en el sentido de que las personas con mayores niveles de estudios suelen orientarse con mayor frecuencia hacia los valores laborales expresivos.

20La influencia del nivel de estudios sobre las orientaciones laborales podría explicarse por el hecho de que los más educados son, precisamente, los que pue­den permitirse aspirar a unos puestos de trabajo más acordes con las exigencias de la autorrealización. Asimismo, es posible que al recibir una educación formal prolongada se “aprenda” que es deseable la autorrealización y, además, que se podría alcanzar en el ámbito del trabajo.

21Para resumir, puede decirse que existen dos proposiciones teóricas alter­nativas para la explicación de la distribución y difusión de las orientaciones expresivas hacia el trabajo. La primera de ellas pone énfasis en el cambio gene­racional, suponiendo que existe una fuerte correlación entre las distintas cohor­tes de edad y las orientaciones expresivas en el sentido de que éstas serán más frecuentes entre las cohortes de menor edad que entre las de mayor edad.

22La segunda proposición teórica centra su atención sin embargo en la impor­tancia del nivel de estudios como factor determinante de las actitudes hacia el trabajo, afirmando que las orientaciones expresivas serán más frecuentes entre las personas con mayor nivel de estudios. Como es sabido, la variable nivel de estudios es una de las tres dimensiones más importante, junto con el nivel de ingresos y la ocupación, para determinar el status socioeconómico del indivi­duo. Por esta razón, al analizar el impacto del nivel de estudios en las orienta­ciones laborales habrán de tenerse en cuenta también otros aspectos del status de la persona que pudieran estar contaminando el efecto del nivel de estudios, como son los ingresos, la satisfacción con la situación financiera del hogar, la ocupación, la edad, la situación laboral y el sexo.

23Autores como Yankelovich (1985, 1994), Inglehart (1991, 1998) y Rokeach (1973) señalan que entre las personas que se encuentran en mejor situación eco­nómica cabría esperar una orientación más expresiva, pues, al tener sus necesida­des básicas cubiertas, pueden verse libres para aspirar a una experiencia laboral creativa, enriquecedora e interesante. Para dar cuenta de la situación económica a nivel individual se han considerado las variables que recogen el nivel de ingre­sos del hogar y el grado de satisfacción con la situación económica del hogar.

24Las diferencias por género en los valores laborales se pueden agrupar, como señalan Rowe y Snizek (1995), en dos enfoques: el modelo de la socialización y el modelo estructural. El modelo de la socialización sostiene que las diferencias observadas en los valores laborales reflejan los patrones tradicionales asigna­dos a cada género, mientras que, por el contrario, el modelo estructural afi rma que tales diferencias son un reflejo del acceso diferencial de varones y mujeres al sistema de recompensas laborales y a las posiciones jerárquicas. A pesar de que en distintos estudios sobre el tema (Dex, 1988; Vaus y McAllister, 1991; Rowe y Snizek, 1995; Abu-Saad, 1997) se concluye que los estereotipos sobre las orientaciones hacia el trabajo de varones y mujeres resultan inapropiados, bien porque las diferencias encontradas son muy escasas o bien porque, en caso de existir, se debilitan al establecer controles por distintas variables relacionadas con el modelo de la socialización o, sobre todo, con el modelo estructural, se explorará la relación del género con las orientaciones laborales, para compro­bar si existen diferencias en los países analizados.

25Por último, en diversas investigaciones – Pino y Bericat, 1996; Ayerbe, 2000; Muñoz Goy, 2005 – se ha encontrado que la situación laboral permite establecer diferencias en las actitudes hacia el trabajo. Dichas diferencias pue­den deberse a las distintas posiciones que el trabajo ocupa en la vida –lo que llevaría a establecer una diferencia entre la población activa y el resto–, o como consecuencia de la relación que tiene la situación laboral con la edad y esta con el momento en el ciclo vital de las personas.

26En cuanto a la ocupación ya se ha señalado que es una variable determi­nante del status socioeconómico del individuo, junto con el nivel de estudios e ingresos y por esta razón debe siempre estar controlada si se desea obtener el impacto del nivel de estudios independientemente de la ocupación.

27El análisis que sigue a continuación trata de verificar ambas proposiciones teóricas con el fin de mejorar la comprensión y explicación de los determinan­tes del cambio de valores en el ámbito del trabajo. Los países incluidos en la muestra pertenecen a Europa y se encuentran entre las sociedades más ricas del mundo. Por esta razón cabe esperar que exista una gran difusión de las actitudes expresivas entre sus respectivas poblaciones, lo cual permitirá aclarar mejor los determinantes de su expansión, distribución y difusión. Aunque los datos tienen un origen individual no por ello se excluye el análisis comparado a nivel macro, esto es, por países.

Bases de datos y metodología

  • 2 Las fechas de realización del trabajo de campo y los respectivos tamaños muestrales fueron: Alemani (...)

28Para analizar las orientaciones laborales en Europa se han utilizado los datos de la última oleada de la Encuesta Mundial de Valores (2005-2008), para los diez países con mayor índice de desarrollo humano2, tomados de la base de datos ASEP.

29El índice de orientaciones laborales se ha calculado para resumir la infor­mación de dos variables del cuestionario, en las que se pedía a los entrevistados que, en caso de que estuviesen buscando un trabajo, eligiesen de una serie de cuatro características cuál pondrían en primer lugar y cuál en segundo lugar. Las características recogidas en estas variables eran: (i) un buen sueldo, de manera que no tuviese preocupaciones respecto al dinero; (ii) un trabajo seguro que no comporte riesgos de cierre o de desempleo; (iii) trabajar con gente que sea de su gusto; (iv) hacer un trabajo importante que le haga sentirse realizado

30Las dos primeras opciones corresponden a un concepto instrumental del trabajo, mientras que las dos segundas responden a una visión expresiva de la experiencia laboral. En consecuencia, el índice de orientaciones laborales se construyó teniendo en cuenta las opciones señaladas y el orden de las elecciones del siguiente modo:

31Si se eligen las dos primeras características (buen sueldo o trabajo seguro), el índice de orientaciones laborales se sitúa en la posición instrumental.

32Si en primer lugar se elige una de las dos primeras características (buen sueldo o trabajo seguro) y en segundo lugar una de las dos últimas (trabajar con gente de su gusto o un trabajo que le haga sentirse realizado), el índice de orientaciones laborales se sitúa en la posición mixta-instrumental.

33Si en primer lugar se elige una de las dos últimas características (trabajar con gente de su gusto o un trabajo que le haga sentirse realizado) y en segundo lugar una de las dos primeras (buen sueldo o trabajo seguro), el índice de orien­taciones laborales se sitúa en la posición mixta-expresiva.

34Si se eligen las dos últimas características (trabajar con gente de su gusto o un trabajo que le haga sentirse realizado), el índice de orientaciones laborales se sitúa en la posición expresiva.

35A continuación se presentan los resultados del análisis de las relaciones de este índice de orientaciones laborales con las variables independientes que se han mencionado más arriba. Puesto que en la mayor parte de los casos (nivel de estudios, cohorte por año de nacimiento, ocupación, nivel de ingresos y satisfa­ción con la situación financiera del hogar) se pronostica una dirección en la rela­ción de las variables se ha utilizado como medida de asociación el coefi ciente de correlación Rho de Spearman para variables ordinales, que permite conocer no sólo la intensidad de la asociación sino también el sentido de la misma. En aquellos casos en los que no se puede establecer la dirección en al menos una de las variables que se incluyen en la relación (situación laboral, sexo y país de realización de la encuesta) se ha optado por calcular el coeficiente V de Cramer, que únicamente indica la intensidad de la asociación.

Análisis de datos y resultados

36Los resultados muestran (tabla 1), en primer lugar, que existe una clara relación entre las orientaciones laborales y el nivel de estudios en la dirección esperada, es decir que entre los entrevistados con mayores niveles educativos hay una mayor demanda de recompensas laborales de tipo expresivo.

37También se observan asociaciones positivas, aunque menos intensas que la anterior, entre las orientaciones laborales y las variables relacionadas con el ámbito económico como son el nivel de ingresos y la satisfacción con la situa­ción fi nanciera del hogar, es decir que las personas con mayores ingresos o más satisfechas con su economía doméstica tienden a acentuar más los aspectos expresivos del trabajo.

38En cuanto a la ocupación, el signo negativo de la correlación corresponde al hecho de que las ocupaciones de mayor nivel se han codifi cado con números inferiores que las de menor nivel, por lo que la correlación debe interpretarse como que a medida que nos dirigimos a las ocupaciones de mayor nivel de capa­citación o que ocupan posiciones más elevadas en la jerarquía laboral aumentan los porcentajes de personas con orientaciones expresivas.

  • 3 El hecho de que la medida de asociación no sea signicativa no quiere decir exactamente que las ori (...)

39Sin embargo, no se han encontrado relaciones estadísticamente signi cati-vas entre las orientaciones laborales y las cohortes por año de nacimiento, por lo que no se puede concluir que entre los más jóvenes haya porcentajes de orien­taciones expresivas más elevados que entre las personas de mayor edad3.

Tabla 1: Correlaciones entre las orientaciones laborales y distintas variables explicativasa para una muestra de diez países europeos

Tabla 1: Correlaciones entre las orientaciones laborales y distintas variables explicativasa para una muestra de diez países europeos

Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.

a Las correlaciones mostradas son el coeficiente Rho de Spearman, excepto para las relaciones con las variables situación laboral, sexo y país, en cuyos casos se muestran el coeficiente V de Cramer En cada casilla de la tabla se muestra en primer lugar la correlación, en segundo lugar el nivel de signifi cación y en tercer lugar el tamaño de la muestra (excluidos los casos de no respuesta). ** La correlación es signifi cativa al nivel 0.01 (bilateral)
* La correlación es signifi cativa al nivel 0.05 (bilateral)

40Para las variables situación laboral, sexo y país, se han encontrado asocia­ciones signicativas con las orientaciones laborales en todos los casos, pero, al tratarse de variables nominales, la relación debe interpretarse a la vista de las tablas de contingencia, que se presentan a continuación.

41En cuanto al sexo (tabla 2), se aprecia que las mujeres tienen una mayor tendencia hacia las opciones expresivas que los varones. Tal como se señaló más arriba, varios estudios coinciden en atribuir a las mujeres una mayor propen­sión a la demanda de recompensas expresivas en el trabajo, aunque por distintas razones según las diferentes aproximaciones teóricas.

Tabla 2: Orientaciones laborales por sexo

Tabla 2: Orientaciones laborales por sexo

Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.

42Según la situación laboral (tabla 3), los empleados a tiempo parcial, los autónomos y los estudiantes se inclinan más hacia posiciones expresivas o mixto­expresivas, mientras que las amas de casa y los desempleados tienden más a las posiciones instrumentales o mixto-instrumental. Los empleados a tiempo com­pleto y, en menor medida, los jubilados se comportan de un modo similar al total, en el que se aprecia una distribución casi uniforme en las orientaciones laborales.

Tabla 3: Orientaciones laborales por situación laboral

Tabla 3: Orientaciones laborales por situación laboral

Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.

43En cuanto al país de realización de la encuesta, los mayores porcentajes de personas expresivas se encuentran en Suiza y Suecia, donde más del 40% de la muestra eligen opciones expresivas puras y más de un 30% se sitúan en opcio­nes mixtas-expresivas. A continuación aparecen Noruega y Holanda, donde las elecciones de posiciones de tipo expresivo y mixto-expresivo superan a la media. En el extremo opuesto destacan Alemania y especialmente España con porcentajes de orientaciones instrumentales que superan con creces a la media de los países analizados.

Tabla 4: Orientaciones laborales por países

Tabla 4: Orientaciones laborales por países

Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.

44Cabe preguntarse si las notables diferencias en las demandas de recompen­sas expresivas en los diez países analizados, pueden explicarse por diferencias en los niveles de renta (a pesar de que se trata de países de elevado nivel de desa­rrollo). Al tratar de relacionar el grado de expresividad de cada país (sumando el porcentaje de respuestas de mixtos-expresivos y expresivos) con variables relacionadas con los niveles de renta (PIB per capita) o de desarrollo (Índice de Desarrollo Humano) no se han encontrado relaciones estadísticamente signifi ca­tivas. Sin embargo, al considerar el impacto del nivel de estudios (medido como el porcentaje de las personas de cada país que señalan tener alguna formación universitaria) sí se encuentra una clara ordenación del nivel de expresividad de los países (Gráfi co 1).

Gráfi co 1. Relación entre la expresividad en las orientaciones laborales y el nivel de estudios en 10 paises europeos

Gráfi co 1. Relación entre la expresividad en las orientaciones laborales y el nivel de estudios en 10 paises europeos

% de población con nivel estudios alto

Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.

45Además en la tabla inicial de correlaciones (tabla 1) se observan muchas asociaciones entre las variables explicativas, como era previsible. El nivel de estudios está relacionado con todas las otras variables explicativas –en especial con el nivel de ingresos y la ocupación-. Por ello se han calculado las correlacio­nes parciales entre el nivel de estudios y las orientaciones laborales, controlando por el resto de las variables explicativas (tabla 5) y se comprueba que el efecto del nivel de estudios se mantiene en todos los casos prácticamente con la misma intensidad.

46Por otra parte, se observa que existen diferencias significativas entre el país de realización de la encuesta y prácticamente todas las variables explicativas (la única excepción es la variable sexo). Dichas diferencias refl ejan la existencia de composiciones muestrales diferentes, posiblemente debidas a que las poblacio­nes de origen también tienen composiciones diferentes en cuanto a las variables explicativas. Por esta razón se han obtenido las correlaciones de las orientacio­nes laborales y las variables explicativas en cada uno de los países analizados, que se presentan a continuación.

Tabla 5. Correlaciones entre las orientaciones laborales y el nivel de estudios para una muestra de diez países europeos, controlando por distintas variables explicativas

Tabla 5. Correlaciones entre las orientaciones laborales y el nivel de estudios para una muestra de diez países europeos, controlando por distintas variables explicativas

Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.

a En cada casilla de la tabla se muestra en primer lugar la correlación parcial, en segundo lugar el nivel de significación y en tercer lugar el tamaño de la muestra (excluidos los casos de no res­puesta).
** La correlación es signifi cativa al nivel 0.01 (bilateral)

47En Francia, Gran Bretaña, España, Finlandia y Alemania, el nivel de estu­dios tiene una mayor correlación con las orientaciones laborales que ninguna de las otras variables (Tabla 6). En Italia las orientaciones laborales están lige­ramente más relacionadas con la ocupación que con el nivel de estudios. En Holanda el mejor predictor de las orientaciones laborales es la satisfacción con la situación financiera del hogar. En Noruega, Suecia y Suiza, el sexo muestra una elevada correlación con las orientaciones laborales, si bien en los tres casos el siguiente predictor en importancia es el nivel de estudios.

Tabla 6: Correlaciones entre las orientaciones laborales y distintas variables explicativasa en cada uno de los diez países europeos

Tabla 6: Correlaciones entre las orientaciones laborales y distintas variables explicativasa en cada uno de los diez países europeos

Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia. Nota: véase tabla 1.

** La correlación es signifi cativa al nivel 0.01 (bilateral)
* La correlación es signifi cativa al nivel 0.05 (bilateral)

Tabla 7: Correlaciones parciales entre las orientaciones laborales y el nivel de estudios, controlando por distintas variables explicativasa en cada uno de los diez países europeos

Tabla 7: Correlaciones parciales entre las orientaciones laborales y el nivel de estudios, controlando por distintas variables explicativasa en cada uno de los diez países europeos

Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia. Notaa: véase tabla 1.

** La correlación es signifi cativa al nivel 0.01 (bilateral)
* La correlación es signifi cativa al nivel 0.05 (bilateral)

48Ahora bien la única variable explicativa que correlaciona signi cativamente con las orientaciones laborales en la dirección esperada en todos los países, sin excepción, es el nivel de estudios. Además se puede comprobar cómo en todos los países dichas correlaciones se mantienen significativas, con el mismo signo y prácticamente con la misma intensidad, incluso cuando se controla por el resto de las variables explicativas (Tabla 7).

  • 4 Sin embargo, se han analizado de modo exploratorio estas relaciones considerando sólo la población (...)

49En cuanto a las cohortes por año de nacimiento sólo ofrecen una corre­lación significativa con las orientaciones laborales en España, Holanda, Italia y Gran Bretaña y en ninguno de los casos muestran mayor intensidad con las orientaciones laborales que el nivel de estudios (en Holanda están casi al mismo nivel aunque, como ya se ha dicho más arriba, en este país el mejor predictor de las orientaciones laborales es la satisfacción con la situación fi nanciera del hogar). Además, tanto en Gran Bretaña como en Holanda el signo de la asocia­ción es contrario al esperado teóricamente (la relación negativa de las cohortes y las orientaciones laborales que implica que los nacidos en las últimas cohor­tes son menos expresivos). En España y en Italia la dirección de las relaciones indica que las cohortes más recientes son más expresivas.4

50La ocupación es una variable con correlaciones significativas en seis de los países analizados –las excepciones son Holanda y Suecia, donde la correlación no es significativa-; por otra parte, en España y Suiza no se dispone de informa­ción sobre esta variable. No obstante, en aquellos países en los que sí se halla una relación significativa entre la ocupación y las orientaciones laborales, la intensidad de dicha relación es menor que la que se obtiene con el nivel de estu­dios, salvo en el caso de Italia.

51El nivel de ingresos tiene una relación significativa con las orientaciones laborales en todos los países excepto en Gran Bretaña y Suecia, aunque con menor intensidad que el nivel de estudios, excepto en Holanda.

52La satisfacción con la situación nanciera del hogar presenta relaciones signicativas con las orientaciones laborales en prácticamente todos los paí­ses, salvo Suecia, aunque en algunos, como Gran Bretaña, España, Finlandia y Suiza, la relación es débil.

53La situación laboral permite establecer diferencias significativas en las orientaciones laborales en la mayoría de los países; las excepciones son Francia y Noruega, si bien en Italia, Holanda, Suecia y Finlandia las asociaciones son bastante débiles. Además, la situación laboral no aparece en ningún caso como el mejor predictor de las orientaciones laborales.

54La variable sexo está relacionada significativamente con las orientaciones laborales en seis de los países analizados, especialmente en Suecia y Noruega, donde supera a otras variables explicativas. Los países en los que el sexo no ayuda a diferenciar las orientaciones laborales son Francia, España, Finlandia y Alemania.

Conclusiones

55Los hallazgos obtenidos muestran que la variable nivel de estudios resulta ser el factor más determinante de la demanda de recompensas expresivas del trabajo. Esta capacidad predictora del nivel de estudios se ha demostrado tanto en el nivel individual (micro) como en el nacional o por países (macro). Ello convierte al nivel de estudios como el mejor predictor en la difusión y desarro­llo de los valores expresivos en el trabajo.

56Las razones por las cuales el nivel de estudios es el principal determinante de la difusión de las orientaciones expresivas en el trabajo son variadas, pero teóricamente pueden apuntarse principalmente dos: por un lado la fuerte inver­sión en dinero y tiempo que supone la educación superior probablemente tendrá un impacto sobre las aspiraciones laborales que se situarán más allá del salario y la estabilidad; por otro lado la educación superior supone una exposición más prolongada a un adiestramiento orientado al desarrollo personal (self-orienta­tion) y al logro de metas individuales.

57Por otra parte, las diferencias observadas entre países en el impacto del nivel de estudios sobre las orientaciones laborales pueden ser atribuidas a dife­rencias en los sistemas educativos. El análisis de estas diferencias en los sistemas educativos es algo que escapa al propósito de este artículo. Pero, en cualquier caso, es de destacar que en todos los países el nivel de estudios está correlacio­nado con las orientaciones expresivas en el trabajo.

58Sin embargo, no debe darse por garantizada una supuesta evolución hacia los valores expresivos en el trabajo, como supone la hipótesis del cambio gene­racional, que no se ha mostrado consistente con los datos. Es más, aunque se incrementen en el futuro los niveles de estudios entre la población, ello no sería suficiente para garantizar un incremento de los valores expresivos, porque se ha demostrado que cuando hay una fuerte demanda de recompensas expresivas en el trabajo que no pueden ser satisfechas, se incrementarán las demandas de recompensas instrumentales (materialistas) como mecanismo psicológico de compensación y defensa (Alderfer, 1972).

Topo da página

Bibliografia

ABRAMSON, Paul R. & INGLEHART, Ronald (1992), “Generational Replacement and Value Change in Eight West European Societies”, British Journal of Political Science, Vol. 22, 183­-228.

ABU-SAAD, Ismael (1997), “Gender as a Determinant of Work Values among University Students in Israel”, Journal of Social Psychology, Vol. 137, 749-763.

ALDERFER, Clayton. P. (1972), Existence, Relatedness and Growth: Human Needs in Organizational Settings, New York, The Free Press. ASEP: http://www.jdsurvey.net/jds/jdsurvey.jsp

AYERBE, M. (2000), “El trabajo” en: Orizo, F. A. y Elzo, J. (Dirs.) in España 2000, entre el loca­lismo y la globalidad. La Encuesta Europea de Valores en su tercera aplicación, 1981-1999, Madrid, Universidad de Deusto. Fundación Santa María, 157-179.

CHERRINGTO, David J. (1980), The Work Ethic. Working Values and Values that Work, New York, Amacom.

DEX, Shirley. (1988), Women’s Attitudes towards Work, New York, St. Martin’s Press.

DUCH, Raymond. M. & TAYLOR, Michaell. A. (1993), “Postmaterialism and the Economic Condition”, American Journal of Political Science, Vol. 37, No. 3, 747-779.

DUCH, Raymond. M. & TAYLOR, Michaell. A. (1994), “A Replay to Abramson and Inglehart´s Education, Security, and Postmaterialism”, American Journal of Political Science, Vol. 38, No. 3, 815-825.

GOLDTHORPE, John H., LOCKWOOD, David, BECHHOFER, Frank & PLATT, Jennifer (1968), The Affluent Worker: Industrial Attitudes and Behaviour, Cambridge, Cambridge University Press.

HARDING, Stephen D. & HIKSPOORS, F. J. (1995), “New Work Values: in Theory and in Practice”, International Journal of Social Sciences, Vol. 47, No. 145, 441-455.

INGLEHART, Ronald (1991), El cambio cultural en las sociedades industriales avanzadas, Madrid, Centro de Investigaciones Sociológicas.

INGLEHART, Ronald (1998), Modernización y posmodernización. El cambio cultural, económico y político en 43 sociedades, Madrid, Centro de Investigaciones Sociológicas.

INGLEHART, Ronald. y WELZEL, Christian. (2006): Modernización, cambio cultural y democra­cia: la secuencia del desarrollo humano, Madrid, Centro de Investigaciones Sociológicas.

MASLOW, Abraham. H. (1954), Motivation and personality, New York, Harper and Row.

MOW International Research Team (1987), The Meaning of Working, London, Academic Press.

MUÑOZ GOY, Celia (2005), Las orientaciones laborales en España y sus determinantes socio­demográ cos, Santiago de Compostela, Universidad de Santiago de Compostela, Servicio de Publicaciones e Intercambio Cientíco.

PINO ARTACHO, Juan del y BERICAT ALASTUEY, Eduardo (1996), Valores sociales en la cultura andaluza: encuesta mundial de valores, Andalucía 1996, Madrid, Centro de Investigaciones Sociológicas.

ROKEACH, Milton (1973), The Nature of the Human Values, New York, The Free Press.

ROS, Maria, SCHWARTZ, Shalom H. & SURKISS, Shoshana (1999), “Basic Individual Values, Work Values, and the Meaning of Work”, Applied Psychology, Vol. 48, No. 1, 49-71.

ROWE, Reba & SNIZEK, William E. (1995), “Gender Differences in Work Values. Perpetuating the Myth”, Work and Occupations, Vol. 22, No. 2, 215-229.

RUSSELL, H. (1998), “The Rewards of Work”, Roger Jowell, R.; Curtice, J.; Park, A.; Brook, L.; Thomson, K. y Bryson, C. (Eds.), British -and European- Social Attitudes. How Britain Differs. The 15th Report. Social and Community Planning Research, Adershot, England, Ashgate Publishing Limited, 77-100.

SVERKO, Branimir. & SUPER, Donald E. (1995), “The Findings of the Work Importance Study”, Super, D. E. y Sverko, B. (Eds.), Life Roles, Values, and Careers. International Findings of the Work Importance Study, San Francisco, Jossey-Bass, 349-358.

VAUS, David & MCALLISTER, Ian (1991), “Gender and Work Orientation”, Work and Occupations, Vol. 18, No. 1, 72-93

VEIRA VEIRA, José Luis Y MUÑOZ GOY, Celia (2004), “Valores y actitudes hacia el trabajo en Europa Occidental”, Revista Española de Sociología, No. 4, 51-66

YANKELOVICH, Daniel, ZETTERBERG, Hans, STRUMPEL, Burkhard. & SHANKS, Michael (1985), The World at Work. An International Report on Jobs, Productivity and Human Values, New York, Octagon Books

YANKELOVICH, Daniel. (1994), “How Changes in the Economy are Reshaping American Values”, in Aaron, H. J.; Mann, T. E. y Taylor, T., Values and Public Policy, Washington, Brookings Books

ZANDERS, Harry (1994), “Changing Work Values”, in Ester, P., Halman, L. y De Moor, R. (Eds.), The Individualizing Society. Value Change in Europe and North America, Tilburg, The Netherlands, Tilburg University Press, 129-153.

Topo da página

Notas

1 La diferencia entre necesidades primarias y secundarias se basa en la conocida teoría de la jerarquía de las necesidades de Maslow (1954), de modo que las necesidades de tipo primario engloban las necesidades siológicas y de seguridad, mientras que las de tipo secundario se corresponden con las necesidades socia­les o de a liación, las de estima y las de autorrealización.

2 Las fechas de realización del trabajo de campo y los respectivos tamaños muestrales fueron: Alemania, 2006 n=2064; España, 2007 n=1213; Finlandia, 2005, n= 1016; Francia, 2006 n= 1001; Gran Bretaña, 2006 n= 1041; Italia, 2005, n=657; Noruega, 2007, n=1665; Países Bajos, 2006, n=1050; Suecia, 2006, n= 1003; Suiza, 2007 n= 1241.

3 El hecho de que la medida de asociación no sea signicativa no quiere decir exactamente que las orien­taciones laborales de jóvenes y mayores sean iguales sino que no hay un orden que permita a rmar si la relación es de tipo creciente o decreciente. En realidad, si se analiza la tabla de contingencia entre las orientaciones laborales y la cohorte por año de nacimiento se observa que hay una cierta relación entre dichas variables, pero no se observa que las cohortes más jóvenes sean más expresivas que las cohortes que corresponden a las personas de mayor edad sino que la relación tiene una forma curvilínea, pues precisa­mente los más jóvenes y los de más edad presentan mayores porcentajes de orientaciones instrumentales, mientras que las cohortes intermedias se inclinan ligeramente en mayor medida por las orientaciones expresivas. Además, cabe destacar que se ha explorado esta relación considerando sólo la población ocu­pada y se aprecia que sí existe una relación significativa entre las orientaciones laborales y la cohorte por año de nacimiento, pero el signo del coeficiente de asociación es contrario al que cabría esperar desde el punto de vista teórico –de la evolución/cambio de los valores por reemplazo generacional-, pues el signo negativo indica que entre las primeras cohortes (que se corresponde con personas de más edad) hay una mayor demanda de recompensas expresivas que entre las últimas cohortes (que se corresponden con las personas más jóvenes).

4 Sin embargo, se han analizado de modo exploratorio estas relaciones considerando sólo la población ocupada, en cuyo caso la asociación entre las orientaciones laborales y las cohortes por año de nacimiento desaparece tanto en Italia como en España –lo que puede deberse a que se ha reducido la muestra en el sentido de que desaparecen las cohortes de edad más extremas y por la relación que existe entre la situa­ción laboral y las cohortes de edad-, mientras que en Gran Bretaña y Holanda se mantienen –aunque más débiles que en el caso de la población total- y con el mismo signo.

Topo da página

Índice das ilustrações

Título Tabla 1: Correlaciones entre las orientaciones laborales y distintas variables explicativasa para una muestra de diez países europeos
Créditos Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.
URL http://configuracoes.revues.org/docannexe/image/168/img-1.jpg
Ficheiros image/jpeg, 56k
Título Tabla 2: Orientaciones laborales por sexo
Créditos Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.
URL http://configuracoes.revues.org/docannexe/image/168/img-2.jpg
Ficheiros image/jpeg, 108k
Título Tabla 3: Orientaciones laborales por situación laboral
Créditos Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.
URL http://configuracoes.revues.org/docannexe/image/168/img-3.jpg
Ficheiros image/jpeg, 48k
Título Tabla 4: Orientaciones laborales por países
Créditos Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.
URL http://configuracoes.revues.org/docannexe/image/168/img-4.jpg
Ficheiros image/jpeg, 48k
Título Gráfi co 1. Relación entre la expresividad en las orientaciones laborales y el nivel de estudios en 10 paises europeos
Legenda % de población con nivel estudios alto
Créditos Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.
URL http://configuracoes.revues.org/docannexe/image/168/img-5.jpg
Ficheiros image/jpeg, 60k
Título Tabla 5. Correlaciones entre las orientaciones laborales y el nivel de estudios para una muestra de diez países europeos, controlando por distintas variables explicativas
Créditos Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia.
URL http://configuracoes.revues.org/docannexe/image/168/img-6.jpg
Ficheiros image/jpeg, 32k
Título Tabla 6: Correlaciones entre las orientaciones laborales y distintas variables explicativasa en cada uno de los diez países europeos
Créditos Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia. Nota: véase tabla 1.
URL http://configuracoes.revues.org/docannexe/image/168/img-7.jpg
Ficheiros image/jpeg, 72k
Título Tabla 7: Correlaciones parciales entre las orientaciones laborales y el nivel de estudios, controlando por distintas variables explicativasa en cada uno de los diez países europeos
Créditos Fuente: ASEP, Encuesta Mundial de Valores 2005-2008. Elaboración propia. Notaa: véase tabla 1.
URL http://configuracoes.revues.org/docannexe/image/168/img-8.jpg
Ficheiros image/jpeg, 80k
Topo da página

Para citar este artigo

Referência do documento impresso

José Luis Veira Veira e Celia Muñoz Goy, « La difusión de los valores expresivos en el trabajo  », Configurações, 7 | 2010, 13-30.

Referência eletrónica

José Luis Veira Veira e Celia Muñoz Goy, « La difusión de los valores expresivos en el trabajo  », Configurações [Online], 7 | 2010, posto online no dia 18 Fevereiro 2012, consultado o 28 Junho 2017. URL : http://configuracoes.revues.org/168 ; DOI : 10.4000/configuracoes.168

Topo da página

Autores

José Luis Veira Veira

Facultad de Sociología, Universidade da Corunha

veiraj@udc.es

Celia Muñoz Goy

Departamento de Sociología, Universidade da Corunha

munozg@udc.esTopo da página

Direitos de autor

© CICS

Topo da página